fbpx
2686
post-template-default,single,single-post,postid-2686,single-format-standard,cookies-not-set,stockholm-core-1.0.1,select-theme-ver-5.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive,elementor-default
Title Image

Confesiones de una novia – La organización de bodas

Por Zaira Rodso

Confesiones de una novia – La organización de bodas

¿Cuántas veces hemos soñado con el día de nuestra boda? Nos imaginamos un espacio, los adornos, la iluminación, el vestido, pero solo cuando llega ese momento es cuando empezamos a ser realmente conscientes de la cantidad de trabajo que conlleva la organización de bodas de ensueño.

Les contaré mi experiencia…

Normalmente en la organización de bodas los novios debaten sobre el lugar, si será en el exterior o cubierta, si la comida será tipo cocktail o en mesa, si será en verano o en invierno… pero mi boda fue muy diferente, el día que mi marido me pidió matrimonio ya había comenzado la organización de mi boda y la verdad es que fue todo un sueño.

 

 

Era un día normal de trabajo para mi marido, (él es músico y toca en hoteles maravillosos de la isla) esa noche tocaba en mi hotel favorito, el Lopesan Baobab Resort, y como otras muchas veces fui a verle. Toda la noche transcurrió de lo más normal hasta que llegó el final del concierto, cuando empezó a sonar, en directo, una canción muy especial para nosotros. De detrás del escenario comenzaron a salir, con carteles que llevaban un mensaje, todos los que iban a ser nuestros caballeros y damas de honor. Mi cara fue completamente de sorpresa hasta el momento en el que vi salir a Javier, mi marido. Me subió al escenario y junto a un globo enorme con forma de anillo y un anillo precioso se arrodilló y me pidió matrimonio. Entre lágrimas de felicidad, mi cara de sorpresa y los nervios, estaba en una nube. Fue precioso, pero cuando pensé que ya todo se estaba tranquilizando, mi marido y los directores del hotel nos llevaron a los espacios donde me comunicaron que iba a celebrarse nuestra boda, fue toda una sorpresa. Era mágico, mi hotel favorito, una noche maravillosa, mi familia y amigos y el amor de mi vida…

Bueno, quedaban 8 meses para el día de nuestra boda y ya teníamos fecha y lugar y para ese entonces mi marido me había regalado una agenda preciosa llamada “La Agenda de Nuestra Boda”, que me ayudó muchísimo a seguir los pasos para organizar todo y no entrar en caos. Lo siguiente, la comida.  

El tema del catering es algo que lleva mucho tiempo, hay muchos para elegir, desde el más caro a lo más económico, con platos muy suculentos hasta nuestras típicas papas arrugadas con mojo. Cuando nos sentamos aquella tarde a ver como organizábamos el tema de la comida, Javi tenía otra sorpresa para mí, el catering del hotel se encarga de todo, solo teníamos que sentarnos y elegir los platos que más nos gustaban. Nosotros decidimos hacer una boda tipo cocktail, porque la idea de pasar las horas de la comida compartiendo con todo el mundo nos apetecía mucho más y así lo hicimos, elegimos unos 8 platos distintos siempre pensando en nuestros invitados, ya que teníamos personas veganas y algunos niños con intolerancia a la lactosa.

Los platos iban saliendo poco a poco, toda la comida era fácil de comer sin necesidad del uso de cubertería ni para los adultos ni para los niños, este tema nos tenía nerviosos porque al organizar una boda tipo cocktail lo normal es que pongan pocos asientos, pero con la organización del hotel pudimos disponer de unos rincones de lo más bonitos para sentarse sin quedar desplazados de la zona de comida. Fue todo un acierto nuestros invitados quedaron muy satisfechos, no sobró comida y la verdad que nos llenaron de halagos en cuanto a este tema.

Además de los platos, pusimos una enorme mesa de diversos tipos de quesos y panes para que la gente fuera comiendo durante el tiempo en el que nos sacábamos algunas fotos. Para poner la guinda al pastel, y nunca mejor dicho, también pusimos una preciosa mesa de dulces que nos regaló nuestra amiga y repostera Ana Antolín de Dfondant.com, toda ella diseñada con una temática acorde a la decoración tan característica de este hotel. 

Una vez organizado lo que nos parecían los puntos fuertes de la boda, lugar y comida empezamos con toda la parte más divertida, la temática de la boda… Nosotros somos un poco peculiares, un músico y una bailarina de pelo rosa no iban a tener una boda normal, así que hicimos que nuestras profesiones estuvieran muy involucradas en la boda llenándola de bailes y diversos estilos musicales. Hablamos con nuestros caballeros y nuestras damas y elaboramos un calendario de fechas de ensayo algo de lo más complicado porque éramos unas 16 personas cada una con sus horarios y sus distintos lugares de residencia, entre Las Palmas, Italia, Holanda y Madrid estaba la cosa. Pero al final todo sale y haciendo videos para los de fuera y ensayando mucho con los de aquí todo salió perfecto. No solo organizamos bailes para la entrada y salida de la ceremonia donde también participaron nuestras madrinas, sino que habíamos organizado algunas sorpresas, yo hice un baile con las chicas para Javi y ellos igual para mí, pero no a gusto con esto nos hicimos un baile de novios de más de 5 minutos que nos llevó a muchas mañanas de ensayos.

Mientras hacíamos todo esto y al haber elegido nuestra boda a principios de Marzo que aún es invierno, escogimos los colores para la boda donde los protagonistas fueron el color vino y como no, el blanco. La decoración de la boda la hicimos nosotros y debido a la gran temática que lleva el hotel no quisimos recargar mucho, así que solo colocamos algunos carteles con mensajes que tenían un gran significado para Javier y para mí. 

En cuanto a detalles de la boda, vamos a dividirla en tres partes para contarles que quisimos colocar.

  • Ceremonia: Los detalles que pusimos en ésta parte fueron unos conos hechos a mano cerrados con unas pegatinas que hicimos personalizadas rellenos de confeti blanco y de unos pomperos que eran para llenar de burbujas nuestra salida, los caballeros y damas de honor llevaban unas pistolas de jabón para hacer las burbujas que eran de lo más divertidas.
  • Cocktail: Durante el cocktail colocamos una cesta llena de palitos fluorescentes para llenar de color nuestra llegada, fue muy gracioso porque luego esos palitos se hacían pulseras y teníamos a los invitados llenos de color en la zona de fiesta.
  • Fiesta: Siempre pensamos en qué detalles dar a los invitados para que tengan un recuerdo de nuestra boda, aquí cada uno eligió su detalle. Javier entregó unas llaves antiguas que eran abridor y elaboró las tarjetas que colgó a cada una y yo quise hacer unos monederos que gracias a mis damas de honor y madrinas hicimos bastante más rápido de lo que tenía pensado.

Todavía no hemos acabado, una boda aún lleva mucho más mimo pero como les dije antes ya todo es la parte divertida. 

En la ceremonia hay mucho que pensar, por ejemplo el tema de las flores, si quieres o no y qué tipo. Yo no soy muy amante de las flores así que tenía claro que solo quería decorar la zona de los carteles y mi ramo, lo único que sabía era el color y una de las flores que quería, las peonías, pero algo con lo que no contaba era que las flores tienen su época y las ponías no se daban en Marzo así que hablé con el florista que era un amigo de la familia y buscó exactamente lo que quería, todo era color vino y blanco con mucho verde y poco recargado, la verdad es que a esta parte no le dediqué mucho tiempo fue todo rápido, claro y quedé enamorada. 

También hay que pensar en el tipo de ceremonia que quieres, como la nuestra empezaba con un baile sabíamos que una boda seria no iba a ser. Decidimos que los oficiantes de la boda fueran nuestros hermanos y elaboraron un discurso de lo más gracioso, lleno de anécdotas aunque también con su parte sentimental, solo les tuvimos que decir que era para nosotros importante durante ese tiempo. Por ejemplo nosotros queríamos hacer el ritual de las arenas, colocar nuestros anillos y leernos los votos que nos habíamos escrito, ellos incluyeron todo en su discurso y quedó todo de lo mas ameno y entretenido. 

Ahora pasamos directamente a la parte de la fiesta, como el hotel organizó la comida, el tema de la barra libre también fue organización de ellos. Nosotros solo decidimos las bebidas que queríamos y el tiempo de duración, para eso fuimos preguntando a los invitados que suelen beber un poco para hacer una selección y no poner bebida de más que nadie vaya a consumir, así que con el listado de los invitados elaboramos nuestra barra libre y determinamos el tiempo de duración. Fue genial, como hicimos una boda de tarde y la cena acabó sobre las 22:00h comenzamos desde esa hora la barra libre y la pusimos hasta la 1 de la mañana, fue el tiempo que estimamos en el que ya la gente estaría cansada y comenzaría a marcharse. 

Para amenizar toda la fiesta después de la locura de bailes que hicimos, teníamos  que pensar en la música pero la verdad que tampoco empleamos mucho tiempo en ello la banda the Duke´s (que es donde trabaja Javier) tocó en nuestra boda, algunos de nuestros invitados que ya conocían la banda estaban encantados y los que no, quedaron alucinados, así que fue genial.  

También pusimos un photocall de Canary Photo unos chicos que nos trataron genial, duró dos horas y pusimos un álbum personalizado que además me dejaron hacer a mí. El álbum fue un acierto porque queríamos ver al final de la noche todas las locuras que habían hecho nuestros invitados y puedo decirles que eran las 6 de la mañana y Javier y yo estábamos en el sofá de nuestra habitación sin parar de reír. 

Bueno, y queda lo que para nosotros era una parte importante porque al final es quien este día tan especial y que pasa tan deprisa te lo va a hacer revivir una y otra vez con sus recuerdos, el fotógrafo y el videógrafo. Les tengo que contar que para nosotros éste fue un tema al que darle muchas vueltas porque hay una diversidad de precios espectaculares y de calidad. Como mi marido conoce bastante bien el tema del vídeo ya que él también se dedica a eso, a la hora de preguntar a las empresas él iba directamente a que tipo de cámara utilizaban y un millón de preguntas técnicas de las que yo conozco la mitad.

Después de ver muchos vídeos y preguntar en varias empresas, dimos con un chico que hacía unos videos que iban un poco en el estilo un tanto diferente que buscábamos, además que las locuras que quisimos hacer le parecían muy divertidas, él es Manuel Peña y gracias a él dimos con la empresa de fotografía de nuestra boda, una pareja que nos ayudó a perder la vergüenza ante la cámara y la que hizo nuestras locuras realidad. Porque no todas las empresas te hacen el preboda a las 00.00 de la noche en medio de Las Palmas capital bajo las luces de navidad. La empresa se lleva el nombre de su fotógrafo, Carlos Glez. aunque a su lado siempre está Yanira, también fotógrafa de bodas, trabajan juntos desde hace unos años, a quienes agradezco me pidieran participar en su blog. 

Es muy importante que el fotógrafo y videógrafo de uno de los días más especiales de tu vida congenie contigo, porque todo el momento personal para la novia y el novio, esos instantes a solas contigo, los nervios, las  lágrimas, las risas… en definitiva tus momentos de intimidad, van a ser compartidos con unas personas que conocerás en poco tiempo y que en mi opinión personal cuanto más les hagas conocer tu historia de amor mas tranquilidad y seguridad te darán de que ese día lo volverás a recordar tal cual lo viviste tras sus imágenes… ese es un recuerdo para toda la vida.

Y esta ha sido toda mi experiencia, unos 8 meses de mucho que hacer que se pasan en 24horas convertidas en magia. 

Así que no dudes en dar prioridad a las cosas que la tienen, no gastes tu tiempo en dejar que te afecten las opiniones externas y haz que ese día sea completamente vuestro, es una experiencia totalmente personal y única. 

Muchas felicidades a todas esas chicas y chicos que están organizando su boda, que ese día sea Magia.

 

Zaira Rodso
http://zairarodso.blogspot.com

 

 

 

 

 

 

 

 

No Comments

Post a Comment